Loading...

viernes, 22 de junio de 2012

Cuéllar y Fuentidueña

Poema a recitar y compuesto por Apuleyo Soto Pajares para el Glorioso Mester

ROMANCE VIAJERO con EL PÍCARO GOURMET
Del Glorioso Mester
POR TIERRAS DE CUÉLLAR Y FUENTIDUEÑA
Por Apuleyo Soto


C
aballeros del Mester
de Picardía Viajera
y Damas de Compañía
que compartís estas mesas,

escuchadme si vos place
el romance que en la lengua
de Cervantes vine hilando
desde las torres de Cuéllar.

Allí el castillo famoso
de los Alburquerque fuera
prisión incondicional
del romántico Espronceda.

Allí el famoso Beltrán
que apellidan de la Cueva,
dicen que engendró, y no el Rey,
a Juana la Beltraneja,


la que armó guerra en Castilla
contra Isabel la Primera,
pero acabó en Portugal
como monja, mas no Reina.

Allí el Trastámara Enrique
de manifiesta impotencia,
por sus muchos devaneos
nos hiciera la puñeta.

(Esto Jesús bien lo sabe;
no me saldré de la senda,
que luego el almuerzo acaba
pasadas las cinco y media).

Allí, pues, historia y arte
se plasmaron en iglesias:
(San Andrés y San Miguel,
San Martín y San Esteban),

monasterios y murallas
de románica grandeza,
atalayas y castillos
propios de una tierra en guerra,
y artesonados y zócalos
de suprema inteligencia,
que conversos alarifes
del mahometano Profeta,

quedándose entre nosotros
como siervos de la gleba,
nos legaron al estilo
conocido por mudéjar.

¡Y qué gozo contemplarlos
como puercos en alberca!
¡Qué arcos!  ¡Qué capiteles!
¡Qué escudos y  qué banderas!

Allí también mansas lomas
de calcáreas insurgencias,
parecidas a peonzas
de niño o a tetas hembras,

nos entretuvieron juntos
esta mañana de siega
que fue de la alfalfa al trigo
y la cebada a la avena.

Allí en fin, por los arroyos,
que se desbocan a tientas
entre vides, chopos, olmos,
tejares, linos y huertas…,

vimos competir las aves
rasantes de la meseta:
las chovas, los alcotanes,
las águilas, las cigüeñas…

¿Qué puedo contaros yo
que vosotros no supiérais
de sus peces y cangrejos,
sus toros de finas…cuernas,

sus pinares arenosos
por los que llora la miera
y el vino que se decanta
en sus húmedas bodegas?

De sus “tierras de sabor
¿me dejáis hacer la cuenta:
puerros, patatas, cebollas,
pimientos, tomates, berzas,

espárragos y espinacas,
remolachas forrajeras,
sandiales, melonares,
pepinos, nabos, acelgas,

lechugas, judías, rábanos,
coles de España y Bruselas…
todo lo que el Cega ciego
con parsimonia sustenta?...

Ahí queda eso, señores,
eso es la Villa de Cuéllar,
más los grandes adalides
que se embarcaron a América,

(Juan Velázquez, por ejemplo).
Y el cardenal De la Cueva,
y Alfonsina de la Torre,
y  el Cronista Antonio Herrera…

Pero vengamos al sitio
que se llama Fuentidueña,
dueña de fuentes termales,
que corren, pasan y sueñan,

y citemos, verbigracia,
el puente de la Edad Media,
la muralla desdentada,
la Alfonsina octava puerta,

el mirador de la plaza,
el pantano de Las Vencias,
el convento franciscano,
las de San Blas hondas cuevas,

la cúpula hospitalaria
de María Magdalena,
la nave de San Miguel
y las tumbas celtibéricas…

Se acabó lo que se daba;
tenedor a la cazuela
con apetito creciente
sea cordero o cordera,

que Rufino lo ha dispuesto
bien horneado a la mostela
en su propia y sola grasa
como lo hacía su abuela,

con un poquito de agua
clara como una patena
y otro poquito  de sal
cristalina y marinera.

¡Señoronas, Caballeros:
¡Buen provecho! ¡A la faena!
Que dé comienzo el convite
a la gloriosa manera.

Luego remojáis los pies
o la barriga rellena
en el Duratón que fluye
pegándose con las piedras,

y dais gracias al alcalde,
y retozáis en la yerba,
y os sentáis en la terraza,
y os tomáis unas cervezas,


y coloquiáis del entorno
que nos abruma y rodea
bajo la sombra copuda
de la espaciosa chopera.

O simplemente os echáis
a dormir la mona en siesta,
cada uno por su lado
o abrazados en parejas…

¡Vivan sus mercedes mucho¡!
¡Vivan Fuentidueña y Cuéllar!
¡Vivan Nines y Rufino!
¡Vivir, beber…poco cuesta!

Y ahora entona, compañero,
el glorioso santo y seña:
¡Larga vida al Presidente!
¡Que se te oiga y se te vea!


(Recitado el 23 de junio de 2012 en el Chiringuito Rufino) Fuentidueña (SG)


No hay comentarios:

Publicar un comentario