Loading...

viernes, 13 de diciembre de 2013

Gloriosa Gaceta del Mester - Diciembre 2013

Gloriosa Gaceta del Mester
Estimados lectores y amigos:

Les adjuntamos el último ejemplar de la Gloriosa Gaceta del Mester, corresponde al mes en  curso. Pero antes queremos desearles unas
Muy Felices Fiestas y Excelentes rutas 2014
En los siguientes enlaces  que les facilitamos podrán visualizar la revista y leerla como descargarla en formato PDF

A través de nuestra web www,gloriosomester.com, página principal enlace último número o Crtl + click en este enlace: https://www.dropbox.com/sh/rpl9qy1l2adq4xc/f2zuDGKUCC/2013.10%20Gaceta%20de%20Diciembre%202013.pdf

Gracias por su atención rogándoles no olviden reenviarla como siempre a todo aquel que pudiera interesar. Volvemos a indicarles que esta publicación se realiza de modo altruista y sin ánimo de lucro como ayuda a nuestros fines sociales de promoción del Turismo de Interior

Anticipadamente, con nuestro agradecimiento reciban un cordial saludo

¿Quien ha cortado el Camino Schmid? Por Jesús García y Jiménez


 ¿QUIEN HA CORTADO EL CAMINO SCHMIDT? Primera parte

Por Jesús García y Jiménez –
 Glorioso Mester.       
                                     
           

El Camino Schmid transcurre entre el Puerto de Navacerrada y el Valle de la Fuenfría entre los frondosos pinares de Valsaín, en la vertiente norte, y de los de Cercedilla, en la sur, constituyendo una de las masas más importantes y mejor conservadas de pino silvestre del Sistema Central.



Q
uisiera afirmar, sin temor a equivocarme, que si no la primera vez, posiblemente haya sido una de las primeras veces  los que comenzamos a acudir a la llamada de la montaña, concretamente en la Sierra de Guadarrama, haya sido nuestro paso iniciático en la misma este bello recorrido que iniciándose en el Puerto de Navacerrada culmina en el Valle de la Fuenfría, concretamente en el chalet - refugio de la RSEA Peñalara.

Marcas amarillas
Esta senda que comienza justamente al contrario, es decir en el citado refugio del Valle de la Fuenfría, se realiza generalmente al revés, salvo excepciones. La  trazó en 1926 en socio número 13 de la sociedad Peñalara, Eduardo Schmid (De origen suizo fallecido en 1965)  para abrir un camino desde el albergue al Puerto de Navacerrada; entonces él y su esposa iniciaron el recorrido pintando en los pinos puntos limonados, a modo de Pulgarcitos, ascendiendo al Collado Ventoso en dirección N.E. en fuerte subida, para luego descender por la vertiente segoviana tomando dirección Este hasta alcanzar el Puerto de Navacerrada.
 Pues el Sr. Schmid era el vocal encargado de dicho albergue.

Para explicarlo es necesario mirar hacia atrás y hacer un poco de historia del "descubrimiento de la Sierra de Guadarrama". Entre finales de siglo pasado e inicios del presente, se puede decir que se inició el redescubrimiento de la Sierra de Guadarrama por parte de un pequeño grupo de gentes que se acercan hasta ella por motivos diferentes: científicos, pedagógicos y con fines lúdicos.

De esta época datan las primeras sociedades montañeras, como Twenty Club (1907), que más tarde se convertirá en el Club Alpino Español o Los Doce Amigos (1913) que pasó a ser Sociedad de Alpinismo Peñalara. Estas asociaciones tenían como objetivo conocer y dar a conocer, en todos sus aspectos, el Sistema Orográfico Central de la Península.
Cuando en 1863 se inauguró el tren a Segovia, lo explotaba la empresa Ferrocarriles del Norte, los viajeros quedaban abandonados en un sitio inhóspito llamado Cercedilla; razones no les faltarían pues la subida en frío hasta El Ventorrillo, antiguo y vetusto edificio que sería en Guadarrama el primer albergue del Club Alpino Español, aunque no larga, tiene bemoles. El edificio es terminado e inaugurado en 1907 denominándole Twenty Club (Club 20), ya que veinte eran los asociados con los que contaba dicha formación y que originalmente también tomó ese nombre. Muchos vecinos de Cercedilla comienzan, en temporadas invernales, a hacer su agosto particular transportando, desde la llegada de los trenes, al albergue del Ventorrillo a esquiadores con sus pertrechos a lomos de caballerías desde la estación; estos equinos darían lugar a los primeros taxis serranos guadarramistas; si bien, generalmente, era un turismo de buena bolsa,  pese a que muy pocos eran los que subían en automóvil.
La afluencia es incesante con un contagioso crecimiento por la afición a la nieve, entonces privativa de clases acomodadas, por lo que se deciden acometer obras de un nuevo chalet que pudiera dar cabida al actual y futuro número de socios.
Rubio, Giner de los Ríos y Cossio
Los selectos excursionistas, entre ellos don Francisco Giner de los Ríos y otras importantes personas de la Institución Libre de Enseñanza, al mismo tiempo que fomentaban el lugar, dejaron buenos dineros a los paisanos. Francisco Giner de los Ríos fundador y director de la Institución Libre de Enseñanza. Pues si hay un sitio en la Península donde se fusione la Montaña con el arte, la cultura, la historia y las ciencias naturales, ese lugar es la Sierra de Guadarrama.  Entre otras rutas Francisco Giner de los Ríos al frente de la Institución Libre de Enseñanza realizó en el verano de 1883 a su paso por la Sierra de Guadarrama y a la que 120 años después conmemoró el Foro Sierra con el guarradamista Domingo Pliego al frente.

Una vez dada esta reseña centenaria sobre aquellos “descubridores” de estas montañas, volvemos a la senda protagonista de este artículo, describiendo la misma, pero como antes comentaba efectuada al revés, es decir tomando como origen el Puerto de Navacerrada.


Comienzo de la ruta (Camino Schmid)
Partiremos del Puerto de Navacerrada (1860 msnm) y continuaremos por la carretera asfaltada que asciende a la derecha de la Venta Arias, cuyo edificio se distingue por la forma circular de la fachada, situado a la izquierda de la carretera en el punto culminante en que alcanza el puerto, según se circula en sentido a La Granja. Enseguida se pasa junto a las instalaciones de la pista del Telégrafo que quedan a nuestra izquierda. Se prosigue por la pista asfaltada hasta la explanada de la pista de esquí llamada el Escaparate. Hacia el norte, muy próximo, queda el final de la carretera y la Residencia del Ejército del Aire en la loma de los Cogorros. Abandonamos la carretera en la zona en la que se encuentra el acceso a la pista de El Escaparate, se atraviesa la explanada hacia el oeste y se continua hacia una pista forestal que queda al final del vallado metálico de la zona de esquí. Un panel informativo indica la ruta a seguir y otro posterior señaliza el desvío a la pista de esquí de fondo, que discurre por encima y a la izquierda del Camino Schmid.
Al poco de internarnos en el senda saldremos a la pista de esquí El Bosque, que cruza de forma transversal, en descenso hacia el fondo del valle, a continuación se pasa bajo el telesilla del mismo nombre. A continuación, tras una media hora de andadura durante la cual cruzaremos y dejaremos atrás una pista que baja hacia el valle, el sendero tiene un trazado descendente adentrándose en la arboleda. Entre pinos silvestres, helechos, piornos, retamas y rocas de granito y gneis, se llega al arroyo del Telégrafo, llamado así por encontrarse antiguamente, muy por encima y a la izquierda, el telégrafo óptico.
Telesilla pista de El bosque
Descendiendo un poco por la margen derecha del arroyo encontraremos una pequeña fuente. En unos diez minutos más, hacía el Km 2 del recorrido, se atraviesa por la parte alta de una zona de acampada llamada pradera de Navalusilla. Desde este punto puede divisarse el valle de Valsaín que hasta ahora no era visible por el denso pinar. Pasada la pradera el sendero vira hacia el oeste. En este tramo se alternan pequeñas subidas con otros tramos más llanos. Tras cruzar varias pequeñas vaguadas y arroyuelos, el trazado de la senda se hace más abrupto y abundan los repechos. Cuando llevamos casi una hora de camino, hacia el kilómetro 3,3, se encuentra una bifurcación a la derecha, que corresponde a la Senda de los Cospes, que discurre horizontalmente bordeando la ladera norte del Cerro Ventoso por la que se llega al Puerto de la Fuenfría. La continuación del Camino Schmid es por la senda de la izquierda, que sube en fuerte rampa hacia el Collado Ventoso, de 1.892 msnm.


Hasta este punto el tiempo estimado del recorrido es de una hora y media, nos encontramos en la cota máxima del Camino. Cuando se alcanza el Collado Ventoso, antiguamente denominado de La Menta o de la Miente, se cambia a la vertiente sur de la Sierra de Guadarrama, pasando a divisar el Valle de la Fuenfría. El despejado calvero de verdes praderas que conforma el collado está salpicada por pinos silvestres y el suelo cubierto por verdes praderas de hierba que invitan a un alto contemplativo en la marcha. Podremos observar la presencia de varios monolitos de granito que sirven de mojón o límite provincial. La despejada pradera del collado está inclinada hacia el suroeste, vertiente de la Fuenfría.

Para continuar por la Senda Schmid, se cruza la pradera iniciando el descenso hacia el suroeste, con la misma dirección que traíamos al llegar a la pradera. Al iniciar la bajada encontraremos la Senda de los Alevines (PR-M7), que se pierde hacia la parte baja del segundo de los Siete Picos, al sureste por nuestra izquierda, bordeándole sin perder altura hacia las praderas del Pico de Majalasna, de 1.984 msnm. Andando por esta senda, llegaríamos a la fuente de Collado Ventoso, y a unos escasos cien metros a la fuente de los Alevines. Esta senda está señalizada con círculos amarillos, iguales que los del Camino Schmid, por lo que hay que estar atentos para no equivocarse.

El Camino Schmid prosigue por un estrecho sendero que tiene su inicio en la incipiente vaguada de lo que más abajo se convertirá en un importante arroyo. Algo perdida al principio pero mejor señalizada a continuación, la senda, transcurre en diagonal hacia la derecha y luego describe unos breves zig-zags. Al cabo de unos 15 minutos se llega a la Fuente de Antón Ruiz de Velasco, punto de encuentro con el sendero de Gran Recorrido GR-10.
Unos metros más abajo se llega a la Carretera de la República, hoy convertida en pista forestal, que sube desde la Pradera de los Corralillos pasa por Navarrulaque y termina en el Puerto de la Fuenfría. El camino prosigue cruzando la carretera en descenso, adentrándose en el pinar. El itinerario discurre por un trazado con mayor pendiente. Algo más abajo se suaviza y tras largas vueltas y revueltas desemboca otra vez en la pista forestal citada anteriormente. Continuaremos por esta pista, a la derecha y tras describir una cerrada curva de derecha a izquierda se llega a una barrera que cierra la entrada a la pista forestal. Tras pasar la barrera por uno de sus laterales, se avanza unos metros, llegando a la Pradera de los Corralillos. Unos metros antes del acceso al Albergue, encontramos a nuestra derecha la Calzada Romana que sube al Puerto de la Fuenfría, donde se hace más patente y revela su empedrado. El Camino Schmid continúa hacia la derecha de la pradera y se dirige hacia el Albergue de la Real Sociedad de Alpinismo Peñalara, que fue construido entre 1917 y 1921, originariamente con pinos de Valsaín que Alfonso XIII regaló a los montañeros de Peñalara y que posteriormente se reconstruyó en piedra, hoy día está abandonado.


En síntesis esta el la historia y el recorrido clásico del Camino Schmid. Pero también existe una variante al mismo posiblemente mucho más transitada, posiblemente para ahorrarse el fuerte desnivel desde el desvío al Collado Ventoso.

Desde el desvío sobre el apreciado punto kilométrico 3,3 que antes indicaba, seguimos por la señalización de la Senda de los Cospes, tramo sin apenas desnivel a los primeros metros que le confieren una homogeneidad similar al recorrido anteriormente efectuado desde el inicio de la ruta.
 
Desvío camino Schmid
Como en escasos 30 minutos y unos también escasos 300 metros antes de llegar al Puerto de la Fuenfría (Histórico paso del Guadarrama de las comitivas reales que se dirigían al, ahora ruinoso, Palacio de Valsaín, y que la antigua literatura nos ha dejado relatos del mismo Vgr. Arcipreste de Hita, Miguel de Cervantes, en el Libro de Buen Amor y Rinconete y Cortadillo respectivamente) De dicho puerto, por su importancia mencionaré más adelante algunas reseñas, aunque el plato fuerte de su historia pretérita lo dejaremos para otra ocasión

Encontraremos a mano izquierda la fuente de Fuenfría, reconstruida en 1976, de la que se dice que proporciona el agua más fría de toda la Sierra de Guadarrama
Fuente de Fuenfría ( 31 Mayo 1997)
Un oasis en forma líquida muy agradecida por todos los caminantes que transitan por estos parajes y que jamás dejó de brotar el frío líquido elemento por su caño (Al menos desde que la recuerdo desde esa fecha y mucho antes de su restauración)

Una vez en el Puerto de la Fuenfría, se cruza la conocida Carretera de la República con la Calzada Romana de Vespasiano, que unía Segovia con Titulcia.

Este antiguo Puerto o paso de montaña está ubicado entre los Picos de Majalasna (Donde se cuenta que sus entrañas sirvieron de cantera para la construcción del Acueducto de Segovia) y el Cerro Minguete y su adyacente Montón de Trigo.

Hogaño han proliferado una serie de hitos y símbolos jacobeos por coincidir en tal punto tanto la Gloriosa Ruta Jacobea Madrileña como el Camino oficial de Santiago desde Madrid (Km 599).
 
Mojón jacobeo Km 599- Valle de la Fuenfría
 Igualmente un monolito explica al caminante el origen de la Calzada Romana de Vespasiano, tanto en este lugar como en la fuente de la Reina, próxima a las ruinas de Casa Eraso , mal llamado Convento Templario de Casarás, distante a unos 3 Km de Fuenfría. Todo este recorrido se realiza íntegramente por la vertiente serrana de la provincia de Segovia, concretamente en la demarcación de la Granja de San Ildefonso.

Desde este lugar, tomamos la calzada romana descendente y dirección sur,(Marcada con círculos blancos y flechas amarillas jacobeas en sentido inverso) cruzando el Puente de Enmedio, alcanzando la Pradera de los Corralillos y el Puente del Descalzo hasta alcanzar el Antiguo albergue de Peñalara. Desde el desvío hasta este lugar emplearemos también como una hora y media en el recorrido.

Cercedilla está solo a un paso, aunque circular por asfalto siempre se hace tedioso, si tu bolsillo te lo permite puedes almorzar en Casa Cirilo (En el paraje de las dehesas), que por cierto sigue dando unas terribles clavadas, o ya en Cercedilla donde existen establecimientos para todas las economías.


Todos los  Caminos llevan a Santiago, Jesús García y Jiménez
Por los Caminos del Temple, Jesús García y Jiménez.
Memorias del Guadarrama, Julio Vías
Imágenes: Jesús García y Jiménez e Internet

Segunda Parte: 
Los enemigos del montañero en Guadarrama-

Desde bien entrados los años 60, del siglo pasado claro, que comenzó un boom montañero exacerbado, que yo recuerde vagamente, la relación con lugareños sufría un cierto deterioro, posiblemente fueran las pandillas de irresponsables que acudían al lugar, pues posiblemente no les admitieran en otro, vociferantes, horteras y sin ningún respeto por el entorno.
Pero el deterioro citado, tenía sus orígenes mucho antes. Si la estación de esquí del Puerto de Navacerrada siempre ha sido y fue un quiero y no puedo, unido a un tremendo desastre de gestión que perdura hasta nuestros días; jamás se preocupó en absoluto de crear infraestructuras adecuadas para la misma, siendo el único objetivo un negocio fácil controlado en su mayoría por una conocida familia de Cercedilla.
Si en los 70 conseguimos parar un proyecto de urbanización salvaje en el Puerto de Cotos, no nos perdamos lo que se podía haber avecinado, caso que hubiera prosperado muchísimos años antes:
 
Antigua imágen del FFCC eléctrico del Guadarrama
Ocho miembros de C.A.E. entre ellos, al frente, Rodríguez Amezúa constituyen en 1917 el Sindicato de Iniciativas del Guadarrama, que a su vez crea más tarde la Sociedad Anónima del Ferrocarril Eléctrico del Guadarrama, dando con ello lugar a una de las primeras sociedades de corte moderno de promotoras turísticas del país. Cargada de proyectos para  nuestra Sierra sirvió como infraestructura vertebral el FF.CC. Eléctrico del Guadarrama empresa presidida por don Ramón Aguinaga Keller. Que si bien se supuso en un principio que su principal fin estaba encaminado a transportar esquiadores al Puerto de Navacerrada, tenía un objetivo mucho más amplio: en cuanto al ferroviario ya estaba prevista la ampliación a Cotos, y más, inclusive un tramo hasta El Paular, Rascafría, Lozoya y Gargantilla del Lozoya, para servir de enlace con la línea Madrid Burgos; otro tramo bajaría hasta la Granja de San Ildefonso continuando a Segovia para unirse con la línea desde este punto hasta Madrid.

La construcción de esta línea trajo paralelamente un hotel que incluía el proyecto, el llamado Hotel Victoria, junto a la estación del Puerto de Navacerrada convirtiéndose después en el Hotel Arias, acabando en los años 70 bajo la organización turística desaparecida Puente Cultural. Al unísono se construyo la colonia de Camorritos próxima al recién creado apeadero del mismo nombre.

El proyecto integral era más ambicioso: Destinar una superficie de 4000 hectáreas en el Puerto de los Cotos para crear en ella una ciudad residencial a imitación bien a Chamonix o St. Morítz en los Alpes, incluyendo además de pistas de esquí, trineos, patinaje y un elevado número de hoteles y apartamentos, amén de funiculares o teleféricos conectando con Peñalara y Cabezas de Hierro, lo que se quedó en el vetusto telesilla que llegó a la base de dos hermanas y ahora afortunadamente desaparecido. Este transporte “aéreo”, que en Navacerrada explotaba TAGSA (Transportes aéreos del Guadarrama S.A.)  su fuerza motriz procedía de un motor diesel accionado por una transmisión de SEAT 1500, lógicamente solo utilizaban la marcha atrás y la primera, no cayeron en la locura de poner marchas más largas…

Este limpio y ecológico medio (El ferrocarril eléctrico) que tanto favoreció el transporte para la práctica del montañismo en el Guadarrama tuvo también serios inconvenientes que no se predecían. En las mismas crónicas que antes comentaba de las que fue autor Manuel González de Amezúa en el Anuario del C.A. Español del año 1929 con tristeza exponía: al ponerse el puerto de Navacerrada al alcance de los bolsillos más modestos y excursionistas comodones hacían el lugar vulgar e insoportable, particularmente en épocas de nieve, que ya hay que ir pensando en buscar otros parajes
(J. García y Jiménez, Gloriosa Ruta Jacobea Madrileña).

Como siempre lo peor estaba por llegar, de aquellos barros, estos lodos. Cuando en la época citada anteriormente D. Miguel Arias, alcalde de Cercedilla, era también el presidente del Moto club trial de aquella localidad, hacía oídos sordos a las protestas contra las motos que con escape libre circulaban por la Sierra, destrozando caminos provocando algún conato de incendio con las chispas disparadas de los trucados tubos de escape. Fueron años infernales donde aumento la animadversión de los montañeros ante los irrespetuosos centauros motorizados que campeaban con total impunidad.

La declaración posterior de Parque Natural por la CAM de un entorno de la vertiente madrileña, no sirvió para mucho, la mala gestión que hubo en el Puerto de Navacerrada se trasladaba a este entorno, y la reciente figura de Parque Nacional sigue, aunque es muy nueva, por el mismo camino:
Más absurdas prohibiciones, restricciones, pasarelas inadecuadas, vetos a zonas de escalada  y domesticación del espacio natural, vallados a ton ni a son, equiparación a un supermercado por la cartelería… A este paso, por querer poner "coqueta" la Sierra, alicatarán las fuentes dotándolas de grifos monomando…
Y mientras soportando las ineptitudes de los responsables, junto con la ingenuidad de aquellos lugareños y no lugareños que suponían que esto sería la panacea; que puede ser, pero para los de siempre.
 
Carteles como en supermercados
Ya al límite de los colmos vemos el extraño acotado de las pistas de esquí que cortan servidumbres de caminos ancestrales Vgr. Camino de los Neveros en las Guarramas.
Estas vías de servidumbre al igual que las cañadas, que por ancestral decreto son inalienables e imprescriptibles, son las que realmente deben gozar de la protección de espacios que este Parque Nacional necesita.
Concretando y acentuando la actuación, habrá que buscar quien merecidamente se ha ganado el título de tonto útil, cortando con una red el Camino Schmid a la altura de la Pista El Bosque. ¿Quién ha sido el descerebrado?. Si otrora había empleados que con una pala tapaban las huelas hogaño han “colocado” cancerberos tamaño armario ropero, dignos de porteros de discoteca que no dudarán en medirte las costillas si traspasas el espacio que ilegalmente han acotado.(Aunque teníamos nuestras dudas, esta noticia al parecer es cierta, al menos en un 70%)

¿Y nos vamos a quedar impasibles ante estas medidas? ¿Para qué sirve un Parque Nacional?¿Quien encubre a estos descerebrados?

Mucho me temo que con estos Talibanes pseudoserranos poco podemos negociar, máxime cuando hasta tratar de “regularizar” la actividad senderista.
¿Nos vamos a quedar así?
El Camino Schmid cortado, como puede apreciarse, a la altura de la Pista El Bosque

Amigos, creo que es el momento de actuar antes que tirar la toalla, nos jugamos mucho, entre otras cosas el futuro de la nuevas generaciones segovianas y madrileñas que al igual que nosotros lo hemos hecho, puedan disfrutar de ese bello entorno natural que es la Sierra del Guadarrama.

La ceguera histórica con que se miran lo que estos llaman "Su Parque Nacional" otorgándose así el ombliguismo más ridículo, está en el fondo de la incomodidad que sentimos muchos que desde lustros hemos pateado respetuosa y libremente estas cumbres. Y es que esa ceguera, fruto de la ignorancia, de la incultura y el profundo desconocimiento de la naturaleza, el senderismo y culturas diferentes que componen el absolutismo, adobado con el afán de lucro más casposo e irrespetuoso, es lo que lleva a marcar unas diferencias que son las que están en el fondo de dichas actuaciones. Ellos mismos. cuando vayan a entender algo, será tarde.
Y también para nosotros que nunca lo hemos pedido.

CARPE DIEM


domingo, 10 de noviembre de 2013

GLORIOSA GACETA DEL MESTER NOVIEMBRE 2013

Gloriosa Gaceta del Mester
MEDIO DECANO VIRTUAL DE PRENSA TURISTICA ESPAÑOLA

Puede acceder al medio en formato PDF para descargarlo o visualizarlo
Mediante nuestra web www.gloriosomester.com
O a través del enlace

Portada número de Noviembre 2013


GLORIOSA GACETA DEL MESTER
EDITORIAL DE NOVIEMBRE 2013
Burgos, premio Glorioso Mester de la Picardía Viajera

La ciudad de Burgos, que este año ostenta el título de Capital Española de la Gastronomía, ha sido la ganadora del galardón que concede el Glorioso Mester de la Picardía Viajera en su cena de fin de año, cena que se viene celebrando desde hace 25 en la capital de España. El motivo por el que Burgos ha sido premiado fue por promover internacionalmente, a través de la gastronomía, el turismo de interior.

En la cena de gala que tendrá lugar el sábado 30 de noviembre, recogerán el premio en el hotel Husa Paseo del Arte, en la calle Atocha de Madrid, el presidente del Instituto Municipal de Cultura y Turismo del Ayuntamiento de Burgos, Fernando Gómez Aguado, acompañado del director del Plan Estratégico “Burgos, ciudad 21”, Mario Sanjuan, gerente de la Asociación “Plan Estratégico de la Ciudad de Burgos”.

El Glorioso Mester de la Picardía Viajera, que asocia a numerosos profesionales del sector turístico, radicado en Madrid, tiene, entre otras, la finalidad de promover el turismo cultural y de interior, de ahí que el año pasado, este galardón recayera en el Servicio de Turismo de la Diputación de Cáceres, recogido por el diputado de Turismo, Álvaro Arias.

La ciudad de Burgos ha sido recientemente ganadora al presentar la morcilla cocida más grande del mundo y estar registrado en el Libro Guiness de los Records, de 175 metros de larga y en la que participaron en su elaboración y manejo 400 voluntarios. Se utilizaron 200 metros de tripa de vacuno, 130 kilos de cebolla, 50 de arroz, 40 de manteca de cerdo, 40 litros de sangre de cerdo, siete kilos de especias y tres de sal.

Para promocionar la ciudad, el Ayuntamiento cuenta con una herramienta que es el Plan Estratégico, que comenzó en 2001 y se desarrollará hasta 2020, a base de promover la cultura como generador de riqueza, el desarrollo industrial y el impulso a las pequeñas y medianas empresas, buscando el desarrollo de los recursos, creación de empleo y la internacionalización

Más de 500 personas, de toda la ciudad, participaron en el Plan Estratégico de Cultura que fue dirigido por Eduardo Escudero. El plan sugiere que la cultura es el elemento elegido por la ciudad para su desarrollo en los próximos años. El estudio considera que se crearán por este concepto 15.000 puestos de trabajo hasta 2016.


Por todo esto es por lo que el Glorioso Mester de la Picardía Viajera quiere premiar al Ayuntamiento de Burgos.

Francísco Rivero - Director.



jueves, 10 de octubre de 2013

Gloriosa Gaceta del Mester - Octubre 2013

Gloriosa Gaceta del Mester
REVISTA MENSUAL DE TURISMO DE INTERIOR

El encanto de las Rutas más secretas
Ya tenemos desde hoy a disposición de nuestros lectores el último ejemplar de la Gaceta, donde en los siguientes enlaces, la podrán visualizar o descargar en formato PDF.
Por medio de ISSUU



Esta publicación es pionera en España en formato digital, en cuanto a turismo se refiere, fundada en 1991 año en que se compatibilizo el soporte informático con una reducida tirada en papel (esta únicamente para asociados al Glorioso Mester)

Este año el Glorioso Mester, celebra su XXV Aniversario


sábado, 31 de agosto de 2013

Taramundi, el corazón celta del occidente asturiano

Taramundi, el corazón celta del occidente asturiano
POR JESÚS ÁVILA GRANADOS
Glorioso Mester



A
 comienzos de los 80 –hace ahora 30 años–, surgió en el Occidente de Asturias uno de los grandes logros socioculturales de nuestro país: el nacimiento del turismo rural. Fue concretamente en Taramundi, gracias al impulso del Ayuntamiento local, a su alcalde, a las gentes de todo el concejo y al apoyo recibido del Gobierno del Principado de Asturias, iniciativa que contó con el respaldo del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC). Consecuencia de ello, Taramundi ofrece La Rectoral, así como la más sugestiva oferta de hostelería, restauración y museística, convirtiéndose en referencia obligada a nivel mundial; un libro abierto para aprender los secretos de la cultura que motive al viajero más exigente y un paraíso en la tierra, en todos los sentidos, porque nada en este concejo está puesto al azar.


     La villa de Taramundi, capital del citado concejo, es un pueblo tranquilo, acurrucado sobre laderas que ahondan en barrancos abiertos por el Turia y sus afluentes. Las casas, de pizarra –de color marrón–, encaladas, con balcones de madera y tejados de piedra–en losas planas de pizarra de color azul–, se ofrecen de golpe al viajero, tanto entrando por Galicia (Pontenova) como por el litoral asturiano (Castropol). Desde la zona más elevada se obtiene la mejor panorámica de Taramundi, con las espectaculares brañas que culminan sus cumbres y los abismos creados por los ríos y torrentes. Llaman la atención las casoas (casonas), algunas de indianos (emigrantes del terruño que hicieron construir a su regreso de las Américas), que salpican un paisaje de verdes, desde donde se llevaban a cabo las explotaciones agrarias y ganaderas.

EL AGUA COMO PROTAGONISTA

Taramundi es, junto con Guadalest (Alicante), el municipio español con mayor número de museos por metro cuadrado. Actualmente son seis con los que cuenta este concejo del occidente astur:
Os Teixois, Mazonovo, el Telar, Esquius, el Museo de la Navaja, en Pardiñes, y la Casa del Agua, en Bres, abiertos gran parte del año.
En ellos el visitante tiene oportunidad de regresar, a través del túnel del tiempo, a la artesanía de la navaja, a los ingenios del agua, la sidrería, etc. Horacio García Cotarelo, uno de los grandes protagonistas de los logros alcanzados en Taramundi, nos dice que aún hay otros dos grandes proyectos en marcha. El agua es, desde los tiempos antiguos, la fuerza vital del paisaje de este territorio de bosques y montañas, de cascadas, arroyos, grutas y caseríos, hórreos y ferrerías, mazos y molinos. Por ello, tanto dentro del pueblo, como recorriendo la amplia red de senderos, siempre está presente el rumor del agua, configurando una atmósfera que nos traslada a la mágica cultura de los druidas.

     Pero no se olvide de visitar Os Teixois, el más interesante conjunto etnográfico de tradición celta de nuestro país, donde se dan cita una amplia colección de ingenios hidráulicos (mazo, molino harinero, batán, rueda de afilar…); además de una pequeña central hidroeléctrica, que facilita el funcionamiento gracias a la energía que aporta el agua del arroyo de las Mestas. La condición de tierra salvaje y aislada, olvidada por las principales vías de comunicación, obligó a los campesinos a ingeniarse las  formas de subsistencia durante siglos. Y gracias a la riqueza de minerales en estos lugares, especialmente el hierro, así como  a la singular abundancia de aguas, se llevó a cabo, a partir del primer tercio del siglo XVIII, el desarrollo de una industria basada en el aprovechamiento integral del líquido elemento como fuerza energética para realizar distintas actividades. Os Teixois es uno de los centros más interesantes para conocer, en pleno  funcionamiento, estos singulares artilugios hidráulicos. Es fácil imaginar este lugar, en tiempos pasados, si cerramos por unos momentos los ojos y evocamos el camino seguido por los veneiros, transportando las venas de hierro a este centro de producción.
El occidente astur es el territorio que ha conservado la mayor riqueza del legado celta de nuestro país.
“Taramundi, como lamentablemente otros muchos pueblos asturianos, estaba condenado a desaparecer. Con La Rectoral como buque insignia, se logró recuperar la fe y el optimismo a las gentes de la villa y del resto del concejo, que, en definitiva, fueron los verdaderos artífices de todo este milagro. En nuestros días, La Rectoral es cita obligada del turismo rural en España; aquí vienen de todas las comunidades autónomas, incluyendo las islas Baleares y Canarias, interesados por conocer los pasos que se dieron, va a ser tres décadas, para trasladar a sus respectivas regiones estos avances conseguidos y los pasos que tuvieron que llevarse a cabo”, nos dice con especial énfasis, Eduardo Lastra Pérez, el alcalde. Y Horacio García lo confirma: “Si las gentes no hubiesen secundado el proyecto de turismo rural, no se habría conseguido nada”.

(Publicado en la revista Escuela el 4-10-12) Con autorización del autor.

TOLEDO: IMPERIAL Y UNIVERSAL


 TOLEDO: IMPERIAL Y UNIVERSAL

Por José Antonio Gonzalez Pereira
Glorioso Mester.


S
in lugar a dudas, dentro del panorama del turismo cultural, Toledo al igual que muchas ciudades europeas y del mundo mundial, no necesita ningún tipo de promoción para ser visitada. Solo hablar de Toledo evoca mucho más que esa ciudad de espadas y mazapán por donde pululan a sus anchas los japoneses en grupo precedidos de su guía que les abre paso con su paraguas en alto plegado o banderita para no escabullirse entre las multitudes que se agolpan en sus principales y estrechas calles y monumentos.



Si algo transciende los muros de esta ciudad, en cuanto a su población se refiere, es el hecho de ser unos BOLOS. Este adjetivo, tal y como es usado en Toledo presenta más connotaciones cariñosas que agravativas. Un toledano nunca usaría para insultar el término bolo. Así, expresiones como, “si bolo, “no bolo”, “anda bolo”, “tontolbolo”, o “que bolo eres” forman parte del  léxico toledano, a modo de seña de identidad local.

Más retorcido que el extraño uso que de bolo hacen los toledanos es su origen. Tanto que aún hoy sigue siendo un reto para los etimologistas. Son varias las versiones que explican el origen del término, y todas con el mismo grado de indemostrabilidad.

La más antigua data del siglo VI, concretamente el año 589. En este año se celebró el III Concilio de Toledo, en él el rey Recaredo abjuró públicamente del arrianismo para reconocer a la iglesia católica. Al tomar juramento al rey, se le formuló una pregunta que era algo así como “Queréis abrazar la verdadera fe católica, etc.”. La respuesta del Rey fue: “Ego volo” (= sí, quiero).

La explicación más aceptada sitúa el origen del término en el siglo XIV. De aquella época fue el arzobispo de Toledo Gil Álvarez de Albornoz, quien fundó el Real Colegio Mayor de San Clemente de los Españoles en Bolonia, Italia. Por el fuerte vínculo de su fundador con la ciudad, fueron muchos los Toledanos que cursaron allí sus estudios. A los que volvían a Toledo licenciados de Bolonia se les empezó a llamar Bolos.

Pero no quedan ahí las versiones. Puede que tenga un origen vasco. Ya que  la industria armera de Toledo se surtía de aceros que suministraba las acerías vascas. Las muestras de ese producto eran unas bolas de acero al carbono que en la jerga siderúrgica se denominaban “bolos”. Así, los vascos se referían a Toledo como “la provincia de los bolos”. Pasando la  asignación a sus habitantes.

Incluso hay quien apunta a que la denominación proviene de los cantos rodados o bolos originados por la erosión del río Tajo.

Como veis hay versiones para todos los gustos, ¿con cuál te quedas?