Loading...

lunes, 28 de abril de 2014

 Las Canales Oscuras del Almanzor

CIRCO DE GREDOS

 

Por César Pérez de Tudela

Miembro del Glorioso Mester

 


“Gredos y es Primavera” del Libro “Mi Lucha por la

 Montaña” Editorial Católica junio 1972


César Pérez de Tudela y Bernabe Aguirre López
En la cumbre del Pico Urriellu (Naranjo de Bulnes)
Así se titulo mi artículo en la revista “Peñalara” en el número 364,  del año 1965, hace casi 50 años, incluido en el libro mencionado y publicado por el Diario Ya de aquellas fechas.

Luz y sombra por las tétricas canales del Almanzor, después de haber recorrido todo el Circo de Gredos, en un derroche formidable de facultades, Carlos Soria y este autor, César Pérez de Tudela,  buscan a un hombre: Manuel Moreno Fernández del Club alpino Español, que desapareció hace cuatro días, por lo que la esperanza de encontrarle con vida es escasa. Ambos descienden decididos por el pasillo de de hielo y nieve  que bordea el Cuerno del Almanzor, por las llamadas “Canales Oscuras”
Inquietos van presintiendo el fin de la larga búsqueda…  y corren canales abajo, viendo de pronto  clavado en la nieve el piolet del compañero perdido, prueba cierta de su caída… Siguen descendiendo  encontrando  los guantes, las gafas, un mechón de pelo en una roca, un trozo de anorak y su reloj… El veloz deslizamiento de su cuerpo ha alcanzado la frontera indecisa en la que entremezcla la sombra y la luz. La muerte no es aún un hecho cierto, pero se retiran las posibilidades de vida… Pérez de Tudela y Carlos Soria van respirando en toda su intensidad la tragedia del ambiente… y antes del último salto del cuerpo caído aparece su mochila azul…
Y abajo cuando el valle se abre, un cuerpo roto y doblado espera sin esperanza… La caída  de 400 metros y el salto final han sido necesariamente mortales.

Extraño día aquél. La montaña blanca y negra, la belleza del brusco paisaje,  dibujan un despertar doloroso y difícil para Soria y Pérez deTudela…


-¡Hay que subir el cadáver!


Nadie ha debido de ver o escuchar las bengalas que han tirado pidiendo ayuda… Y con esa fuerza sobrehumana que Dios concede a quienes lo necesitan,  el cuerpo del compañero es izado acrobática y casi inexplicablemente por el precipicio nevado…sufriendo cuando el cuerpo muerto se atasca, 0 su cabeza roza con las rocas…

Antes de alcanzar la “Portilla del Crampón”,  una decena de penitentes acude en su ayuda y entre todos arrastran el cuerpo, del que ya no se desprende pensamiento, ni amor, camino de una tumba en donde la tierra y el viento puedan cubrirla de rosas…


En estas mismas canales del Almanzor tuvo lugar hace unas semanas la muerte de tres alpinistas del club Peñalara, fatalmente caídos

Con autorización del autor http://blog.cesarperezdetudela.com/category/noticias-y-comentarios/page/2/

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada