Loading...

domingo, 4 de septiembre de 2011

APULEYO SOTO VERANEARIO 2011 (XXIV)


VERANEARIO 2011 (XXIV)
Por Apuleyo Soto Pajares


EL TALÓN DEL REY. A la pata coja camina el rey y se le ha visto últimamente cabreado por no se sabe qué. Yo lo sé. Por su mala pata. Los cojos se gastan una muy mala leche, se creen con derecho a la comprensión y no a la compasión.
No es el caso de Don Juan Carlos el I de España, pues no es un monarca sentado en el trono esperando a que le rindan pleitesía, sino que se acerca y recibe de pie, con una sonrisa, a los ciudadanos, ya no súbditos, tras la revolución francesa guillotinadora de 1789, sobre la que se coronó emperador el pequeño Napoléon, otro bicho de armas armar. No quieres sopa, toma dos tazas. Absolutismo otra vez.
Como Aquiles, el único fallo del rey actual es el talón, pero los cirujanos de la Corte le están recomponiendo los tendones, que por su edad le hacían falta.
El minucioso hiperrealista Antonio López lleva tres lustros tratando de fijar su figura en un lienzo para la eternidad del arte y aún no ha acabado. ¿Querrá, quizás, pintarle con la cojera que le aqueja a Su Majestad? Puede ser. Velázquez o Goya lo habrían hecho y Picasso también, mejor o peor, desestructurándolo en cualquier caso. Y es que todos somos iguales ante la ley de Aido en “la piel que habitamos”, todos cojeamos algo, tú también, desbocado Almodóvar manchego, que acabas de meter la pata de lobo feroz  hipersexual en tu última película con Antonio Banderas y otros “aliens”. Y ahora, cabréate contra la prensa, que es lo tuyo.

LLAMAZARES. El cabreado real se llama Llamazares, menudo incendio de palabras. Un solo diputado de todas las izquierdas unidas reve(be)lándose ante el Congreso de los Diputados, casi unánime, como los cisnes de Rubén Darío, en el sí a la modificación de la Constitución por el déficit del Estado y las Comunidades. Salvo los nacionalistas del estipendio ¿no?¿Verdad que sí, bíblica Cospedal, María de La Mancha, abarrida ahora y antes bonificada?

MAESTROS Y NIÑOS. O sea, ¿que reclamáis huelga antes de empezar el curso lectivo? ¿No habéis gozado de amplias vacaciones? ¡Pobres niños, alumnos vuestros! Con las ganas que tenían los padres de quitárselos de encima, vais vosotros, profesores, es decir, señores de tomo y lomo, y no intentáis siquiera abrir su mente a los libros por dos horas de más. ¡Porca miseria! La de la restricción presupuestaria y la de vuestra mala conducta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario