Loading...

viernes, 28 de octubre de 2011

Los Libros de los Cronistas

LOS LIBROS DE LOS CRONISTAS
Por Apuleyo Soto Pajares
Redactor.
Apuleyo Soto
Se me arraciman los libros
del Congreso de Valencia
en mi despacho escritor
dispuestos letra por letra.
Yo los leeré despacio,
cito algunos como muestra:
de Momblanch, el Presidente,
su “Historia de la Albufera”;
de Jerónimo Muñoz,
un tomo que es todo ciencia
sobre astro-geografía
que merece cinco estrellas;
“Nuestra Señora de Angustias”
del culto Ricardo Guerra,
ese cronista de Arévalo
que a su pueblo nos desvela;
de Vázquez Lesmes, ¡qué ensayo
de la infancia cordobesa
que muere antes de nacer,
siendo pura carne fresca;
de Lendoiro, cómo vinos
y plateros de la tierra
de Betanzos bien exhibe
y proclama y documenta;
de mi amigo Paco Salas,
el ayer de Torrevieja
en el “Día del Ausente”
escuchando una Habanera;
de Vidal Muñoz Garrido,
turolense por nascencia,
lo que fue Jaime I
con los Fueros que les diera;
de Luis Lisón, académico
de la alfonsina academia,
todas las fotografías
de su Salinas en prensa;
de Antonio Ortega Serrano,
gran novelista y poeta,
la historia de la Mezquita
hornachuelo-cordobesa
y la “Vida de don Íñigo
de Loyola, santo y seña;
de don Ramón Estarlich
-risa cordial siempre puesta-
la “cerámica antellana”
y “Carta Pobla d´Estella”,
a más de “Las aguas claras”
que con su hija escribiera…
Grandes libros, grandes hombres,
Cronistas de pluma en vela
porque la historia nos siga
dando lección de maestra.
Hay muchos más, y no sé
cómo agradecer su entrega.
“Los árboles”, del Resalt
de Leganés les contestan.
Volveremos a juntarnos.
¡Cronistas, al alba! ¡Alerta!

No hay comentarios:

Publicar un comentario