Loading...

miércoles, 6 de febrero de 2013

POR EL VALLE DE BENASQUE

   


   POR JESÚS GARCÍA Y JIMÉNEZ









T
ras cruzar Graus, y dejar a la izquierda el embalse de Paso Nuevo, dentro de la comarca ribagorzana, llegamos a Benasque. Los tumbados últimos rayos de un sol de invierno los oculta la montaña, hora que comienza un ocaso adelantado normal en esta época del año.

La temperatura es fría y desciende por momentos, a los márgenes de sus calles se amontonan las nieves caídas de los últimos días, mientas que esas bajas temperaturas mantienen acristaladas con estalactitas heladas las ramas arbóreas; un grupo de escolares regresan de su quehacer entre pelotillazos de nieve y risas. Es un buen momento para dejar el equipaje y tomar alojamiento antes de ese necesario contacto con la población que nos va acoger durante unos días

A la entrada de la avenida de los Tilos se ubica el hotel Ciria, donde montamos el real, un edificio que respeta la arquitectura autóctona de la zona y que regenta su propietario José María Ciria, un lugar para recomendar por su precio calidad. Tres estrellas bien merecidas, donde no le sobra ni un reflejo, que representan fielmente a este establecimiento que se complementa con la cocina de su restaurante, El Fogaril, que con 30 años de experiencia en los fogones, el chef Dioni Ciria sirve a sus clientes la mejor cocina altoaragonesa combinando las recetas y los sabores de siempre con las técnicas y las tendencias más actuales. Los grandes protagonistas de la carta son los platos de caza, pero el restaurante El Fogaril ofrece otras muchas especialidades como las carnes a la brasa, las verduras más frescas o las setas de temporada. Todo elaborado con las mejores materias primas del Valle.

La familia Ciria como buenos montañeros, diseñan excursiones a la carta, asesoran al cliente sobre los lugares más recomendables para descubrir el Valle algunos de ellos parajes recónditos y poco conocidos-, las laderas donde recoger las mejores setas o las visitas al románico de la zona. Su charla e historias sobre el Pirineo hacen gratos la sobremesa o la curiosidad del viajero. http://www.hotelciria.com
Una acertada decoración en todos sus rincones hace sentirse cómodo al más exigente.
Sin lugar a dudas es un acertado “centro de operaciones” para acceder y disfrutar al Parque Natural Posets-Maladeta, que fue declarado en 1994 para proteger los valores naturales, la flora, la fauna y las formaciones geomorfológicas de sus más de 30.000 hectáreas. A pesar del cambio climático, dentro de este espacio protegido todavía perviven 13 de los mayores glaciares del Pirineo, entre los que destacan el glaciar del Aneto (de unas 75 hectáreas) y el de la Maladeta.

Diseminados por el Valle de Benasque también hay más de 95 ibones (lagos de origen glaciar). El más grande es el de Cregüeña, pero quizás los más bonitos sean los Batisiellles o el de Gorgutes en el paso a Francia.
Además, el Parque Natural Posets-Maladeta tiene 66 picos de más de 3.000 metros, la mayor concentración de todo el Pirineo, y ocho de las diez montañas más altas de la cordillera, destacando las dos cumbres más elevadas: el Aneto (3.404 metros) y el Posets (3.375).  El Valle ofrece actividades para todas las estaciones de como el alpinismo clásico, el esquí de montaña, la escalada, el barranquismo, las vías ferratas o los paseos con raquetas de nieve, entre muchos otros.
La variedad de refugios son otro gran atractivo para los visitantes: el Ángel Orús, en el valle de Eriste; el de Estós en el valle del mismo nombre; el de la Renclusa, en la vertiente norte de las Maladetas, y el de Biadós, en el valle de Chistau.
 Para llegar a la Renclusa debemos continuar la carretera por la que hemos llegado a Benasque; Dicha carretera llega un momento que acaba y pasaremos a continuar por una pista que va hasta el antiguo Hospital de Benasque, el cual actualmente es un hotel.
Con Antonio Lafón, guarda de La Renclusa
Continuaremos hasta el hotel y seguiremos la pista hasta llegar a una zona de aparcamiento (La Besurta, 1.900m). Seguramente habrá coches y si no vamos pronto nos las veremos mal incluso para encontrar sitio para aparcar el coche, tomando una senda que sale pocos metros después de donde se aparcan los coches, la cual enseguida empieza a ascender, en verano como en una hora estaremos en el refugio, ubicado a 2.149 msnm. El tiempo empleado en dicho itinerario en invierno puede duplicar al invertido en temporada estival. El guarda de este refugio en la actualidad, y como por tradición familiar, es Antonio Lafón, con quien hemos tenido el placer de gozar de su sapiencia y conversación. La titularidad tricéfala de este refugio recae en la  Federación Aragonesa de montañismo, Centro Excursionista de Cataluña y el Ayuntamiento de Benasque.  Está abierto todo el año y goza de excelentes servicios: Agua corriente, duchas e inodoros, agua caliente sanitaria, bar y servicio de comidas, mantas, servicio de guías, alquiler de material, teléfono y sistema de telecomunicaciones para socorro. Claro está que los precios, muy asequibles, no son los mismos para un federado que para quien no lo es. Es el punto de partida por antonomasia para ascender al pico Aneto que con sus 3.404 msnm se alza como el techo del Pirineo.
Para la ascensión al mismo como a otros de este macizo siempre se impone la compañía de un guía experimentado, esto para los poco iniciados en la Alta montaña.

Ascendiendo desde Benasque y a unos cinco kilómetros por carretera de montaña, llegaremos a una de las estaciones de invierno vanguardistas de los Pirineos: Cerler que junto con Formigal, Candanchú y Panticosa se convierten en la delicia de los esquiadores en el Alto Aragón en el Pirineo oscense.
Cerler es una de las mejores estaciones de la zona sur del Pirineo. Es la reina indiscutible en innovación natural con temporales de suroeste. Por el contrario, los de norte no le llegan, y cuando son lo suficientemente fuertes, vienen con tanto viento que la estación rara vez mejora la situación de sus pistas. Esto le hace una estación enormemente dependiente de los vientos del sur. Dichos vientos suelen ser templados, y se dan más en otoño y primavera, por lo que la altitud de la estación pasa a ser crucial a la hora de recoger nieve.
Con Narciso de Dios, profesor de la EEE de Cerler
y guía de Alta Montaña
Está gestionada por la empresa Aramon, y goza de uno de los mayores desniveles esquiables de toda la cordillera, oscilando entre los 1500 metros de la base y los 2700 del Pico Gallinero. La mayoría de la estación se encuentra entre los 1900 y los 2700 metros.
No podíamos pasar por alto la profesionalidad del personal de la estación propiamente dicha, como de la labor pedagógica y deportiva del personal de la Escuela Española de Esquí de Cerler, bajo la dirección de Lola Gericó.
Con Narciso de Diós y Lola Gericó directora de la
EEE de Cerler, en Cota 2000 (Estación de Cerler)

Una urbanización moderna con tiendas y demás  servicios de una estación de esquí: remontes, enfermería, escuela de esquí, alquiler de material, restauración, etc. pone de relevancia la calidad de la misma También ofrece servicios en verano, como descenso en bicicleta.
Regresando a Benasque, población que citábamos como punto de llegada, se hace necesario saber lo más importante de la misma como lugar principal del valle: También llamada Benás, (en patués) es un municipio de la provincia de Huesca. Está situado en el corazón de los Pirineos a 143 km de la capital en dirección noreste. Pertenece al partido judicial de Boltaña y forma parte de la comarca de La Ribagorza.

Se localiza a 1138 msnm, junto al río Ésera, entre el embalse de Paso Nuevo aguas arriba y el embalse de Linsoles aguas abajo. Es centro neurálgico del Valle de Benasque, llamado también el "Valle Escondido", y municipio destacado de la comarca, donde sobresale por sus valores paisajísticos y naturalistas, dado que aquí se encuentra el Parque Natural de Posets-Maladeta y el pico Aneto.
En su término municipal, que abarca 233,17 km², se hallan los bellos pueblos de Cerler y Anciles, el primero de ellos también famoso por sus pistas de esquí, de las mejores y desgraciadamente poco potenciadas del Pirineo.

Tradicionalmente ha estado muy aislada tanto de Francia como del resto de España. Pensemos que antes de la construcción del congosto de Ventamillo, llegar hasta Graus costaba un día de viaje, que únicamente se podría hacer andando o sobre caballerías. El viaje a Bagnères-de-Luchon costaba (y sigue costando) más de 10 horas. Esta vía que lo comunica con Luchón, en Francia, ha recibido la protección como Vía Transnacional Europea.

Su población es de 2.166 habitantes (2008) y su gentilicio es benasqués.
Filológicamente es conocido por ser el lugar de encuentro del catalán, del aragonés y del gascón y hablarse un habla de transición llamado benasqués o patués
El clima de Benasque es de Alta montaña, con veranos templados e inviernos fríos con temperaturas bajo cero y nevadas frecuentes.
Su temperatura media anual es de 9,4 grados, que para su situación (a 1138 metros), lo hace un lugar frío, con un clima de alta montaña.

Probablemente fundada por los Romanos, que construyeron los primeros baños de agua sulfurosa en su actual ubicación, aunque este hecho no está documentado. La referencia documental más antigua, el Rótulo de Benasque, data de 1006 a 1018.
Desde el siglo XI perteneció al Condado de Ribagorza, parte del Reino de Aragón.
La población ha sufrido variaciones en la historia, alcanzando un máximo en 1870 (1750 habitantes) y un mínimo en 1970 (574 habitantes). Ya en el siglo XXI se ha vuelto a alcanzar un nuevo máximo.

En 1660 sufrió un fuerte terremoto. La zona pirenaica tiene una moderada actividad sísmica, por lo que se producen con cierta frecuencia pequeños temblores.
En los años 1727, 1834 y 1925 se produjeron grandes avenidas del río Ésera que causaron numerosos daños, entre ellos la destrucción de los puentes.
Situado en un alto al norte del pueblo, existía desde el siglo XIII un castillo que fue mandado demoler por Real Decreto en 1858.
Durante la guerra civil española, un incendio destruyó buena parte de la villa.
En 1939 el puerto de Benasque fue testigo de una dura travesía de republicanos que huían a Francia.
Al fondo la Sierra de Chía
Aunque la economía ha girado tradicionalmente en torno a la ganadería y en menor medida la agricultura y silvicultura, en las últimas décadas estas actividades prácticamente han desaparecido, pasando a ser el turismo la actividad central.
En el primer tercio del siglo XX se explotaba una mina de piritas más arriba de Cerler. Su producto se bajaba en un teleférico de más de 3 km de longitud, cuyos restos todavía hoy se pueden apreciar unos 500 metros antes de la entrada de Benasque.
La creación y expansión de la estación de esquí de Cerler, así como el creciente turismo de montaña han dado impulso a la construcción de numerosos hoteles, edificios de apartamentos, restaurantes, comercios y demás establecimientos relacionados.

La iglesia Santa María, de origen románico (siglo XIII)
Palacio de los Condes de Ribagorza (renacentista)
Con estos datos amigo viajero, no creo que puedas resistirte a la tentación de acudir unos días a este bello lugar que es el Valle de Benasque.


Con afecto a Narciso y Helena, que tanto me ayudaron a redescubrir el valle.


Se permite la reproducción citando procedencia.

7 comentarios:

  1. Descripción muy completa
    Felicidades
    Luis

    ResponderEliminar
  2. Buen repaso al pasado y presente del valle.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy bien explicado con pocas palabras pero muy claras y concisas Jesus te felicito...solo te ha faltado mencionar que en verano pasear por los bosques de Benasque es como sumergirse en un cuento de hadas...encontras fresas, frambuesas, nueces, avellanas y algunos frutos silvestres más como castañas dulces y piñas piñoreras aparte de tomillo albaaca, menta, romero y setas variadas para el que las conozca....Todo esto es un aliciente más..un saludo amigo mio.

      Eliminar
  3. Felicidades por este artículo que incita a recorrer el maravilloso valle de Benasque para realizar las numerosas actividades posibles de ejecutar, recreando nuestra mirada en cada rincón, camino o cima que en él se encuentran. Gracias.

    ResponderEliminar